Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Advertencia

Copy failed: /home/chilenos/public_html/images/chile/chile/hinchas_chilenos_mundial_brazil_2014.jpg a /home/chilenos/public_html/cache/com_zoo/images/hinchas_chilenos_mundial_brazil_2014_b345ad003046d8df777ee5de6b4dda58.jpg

hinchas_chilenos_mundial_brazil_2014

Datos Demográficos

0.0/10 rating (0 votes)

Chile. Densidad de población por comuna, según censo 2002

La población estimada de la República de Chile al año 2010 asciende a 17.094.275 habitantes, con una densidad de 20 hab/km². De ellos, aproximadamente el 40% se concentra en en el área metropolitana del Gran Santiago.

Etnografía

Si bien, en Chile el Estado no divide a la población en blancos y mestizos pues considera a los chilenos como una población homogénea, es posible considerar que el grueso de la población se divide en dos grandes grupos, criollos (o blancos nacidos en América Latina) y mestizos, que juntos constituyen alrededor del 95% de la población chilena. Según algunos estudios la población blanca representaría un 52,7% de los chilenos, por su parte, los mestizos corresponderían a un 44% de la población. Habitualmente se cuenta a blancos y mestizos como un solo grupo, que representaría alrededor del 95,4% de la población chilena.

Historia etnográfica de Chile

Durante el período colonial, la Corona española consideró necesario mantener un flujo continuo de soldados para proteger sus lejanas colonias americanas de los indígenas aún no sometidos, y de los corsarios que prestaban servicios a potencias europeas rivales. De hecho, se estableció especialmente para Chile un ejército de carácter permanente y profesional, con un gran número de efectivos. Los españoles llegaron de todas las regiones de España, especialmente desde Andalucía, Extremadura, el País Vasco, el Principado de Asturias, Navarra y las dos Castillas. Gran parte de ellos terminaron estableciéndose en Chile como colonos campesinos después de luchar contra la resistencia mapuche a la conquista, teniendo prole con mujeres indígenas.

En el siglo XVIII se produce una masiva inmigración de civiles españoles, principalmente de origen vasco, atraída fundamentalmente por la liberalización del comercio decretada por la Corona española. Logrando a finales del siglo XVIII una participación conjunta vasco-navarra que se estima en un 27% de la población chilena.(18,1% procedentes de las Vascongadas y 8,9% de Navarra). Logrando ser el grupo regional más importante de la población chilena, desplazando a los naturales y descendientes de nacidos en las regiones de Castilla la Nueva, Castilla la Vieja y Andalucía, que eran los componentes mayoritarios de la población chilena durante el período de la Colonia. La mayoría de estos inmigrantes vascos se dedicaron en un comienzo al pequeño comercio, aunque algunos de ellos no demoraron en amasar una gran fortuna, mezclándose luego con la aristocracia criolla de origen castellano, que era dueña de la tierra. Esta nueva aristocracia castellano-vasca formaría lo que sería la base de la clase dirigente chilena.

Junto con los conquistadores llegaron, desde un comienzo, esclavos africanos, los cuales constituían el 1,5% de la población nacional a comienzos del siglo XIX. Durante las guerras de independencia muchos esclavos libertos abandonaron forzosamente el país con rumbo al Perú, ya que componían gran parte del ejército independentista. Con la abolición de la esclavitud, en 1823, cesó el flujo de inmigrantes africanos. Sus descendientes en Chile fueron paulatinamente "absorbidos" a través del mestizaje. Con la anexión del Departamento de Tarapacá a fines del siglo XIX, el número de descendientes de africanos en Chile se incrementó.

En el Gobierno de Agustín de Jáuregui se realiza entre 1777 y 1778 el primer empadronamiento general de población del Obispado de Santiago, entre el desierto de Atacama y el río Maule, incluyendo la provincia de Cuyo, y señalaba que la población era de 259.646 habitantes y estaba compuesta por un 73,5% de blancos, 7,9% de mestizos, 8,6% de indígenas y un 9,8% de negros. En 1784, Francisco Hurtado, Intendente de la Provincia de Chiloé, realizó un empadronamiento de población de Chiloé según el cual la población ascendía a 26.703, de los cuales un 56,4% de blancos y un 43,5% de indígenas. Finalmente, en 1812, el Obispado de Concepción realiza un empadronamiento de población, del río Maule al sur, pero sin incluir a la población indígena no bautizada (estimada en 80.000 personas), ni a los habitantes de la provincia de Chiloé; el cual dio como resultado una población de 210.567, de los cuales el 86,1% eran españoles y criollos, un 10% de indígenas y un 3,7% de mestizos, negros y mulatos.

En 1848 ocurrió una considerable inmigración de alemanes y franceses, la inmigración alemana fue patrocinada por el gobierno chileno con propósitos de colonización para las regiones meridionales del país. Estos alemanes (también suizos y austriacos), notablemente atraídos por la composición natural de las provincias de Valdivia, Osorno y Llanquihue, se instalaron en las tierras regaladas por el gobierno chileno para poblar la región. Debido a que el sur chileno estaba prácticamente despoblado, la huella de esa inmigración alemana fue extremadamente fuerte. También se registra un gran número de alemanes llegados a Chile tras la primera y segunda guerra mundial, especialmente en el sur (Valdivia, Temuco, etc.) Actualmente los descendientes de esos primeros inmigrantes viven en su mayoría en las grandes ciudades, siguiendo la lógica de concentración de la población, fenómeno que se observa progresivamente en Chile desde el siglo XX.

De acuerdo al censo de 2002 los pueblos indígenas originarios del país representan el 4,6% de la población. La mayor parte de éstos indígenas son mapuches. Los pueblos de habla aymará y quechua viven a lo largo de la frontera nortina limítrofe con Perú y Bolivia. Existen también personas de ascendencia polinésica, aborígenes del territorio chileno insular de Isla de Pascua en Oceanía.

Evolución de la población
Estos datos se basan en los resultados obtenidos por los censos realizados en el país durante su historia republicana.

En 1835 primer censo de la república se contaron 1.010.336 personas (sin incluir a la Araucanía).
En 1843 se cuentan 1.083.801 habitantes.
En 1854 se cuentan 1.439.120 habitantes.
En 1865 se cuentan 1.819.223 habitantes.
En 1875 se cuentan 2.075.971 habitantes.
En 1885 se cuentan 2.507.005 habitantes (se incluyen los nuevos territorios de Arica, Antofagasta, Tacna, Tarapaca y Araucania).
En 1895 se contaron 2.695.625 habitantes.
En 1907 se contaron 3.231.531 habitantes.
En 1920 se contaron 3.730.235 habitantes.
En 1930 se contaron 4.287.445 habitantes (no se incluye a Tacna).
En 1940 se contaron 5.023.539 habitantes.
En 1960 se contaron 7.374.115 habitantes.
En 1970 se contaron 8.884.115 habitantes.
En 1982 se contaron 11.329.736 habitantes.
En 1992 se contaron 13.348.401 habitantes.
En 2002 se contaron 15.116.435 habitantes.

En 2050 se estima que la población chilena crecería entre 17,9 y 23,7 millones, entre calculos bajistas y alcistas.
La población chilena ha mejorado mucho su expectativa de vida, a incios del siglo XX el promedio de vida era de 35 años, cien años después es de 78 años, también se ha experimentado una baja en la tasa de natalidad. El proceso de envejecimiento de la población se producirá en toda Latinoamérica, en especial en los países del Cono Sur (por ejemplo, Argentina pasará de 4,9 millones de ancianos en 2000, a 7,8 en 2025 y 12,7 en 2050).

Crecimiento de la población chilena mayor de 60 años.

Año

Población total

Población mayor de 60

2000

15.211.000

1.550.000

2025

19.548.000

3.557.000

2050

21.689.000

5.228.000

Migración

El contingente extranjero en Chile nunca ha sobrepasado el 4,5% de la población (no se cuenta en este porcentaje a su prole, que adquirieron nacionalidad chilena), y las cifras de inmigración han aumentado desde 1982. Su influjo y las consecuencias de su radicación constituyen un verdadero impacto.

La inmigración europea y del medio oriente, producida durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera del XX, después de la correspondiente a las costas atlánticas del Cono Sur, fue la más significativa de Latinoamérica, e incluye preferentemente alemanes, británicos, croatas, italianos, franceses, palestinos, judíos, griegos, holandeses, suizos, entre otros.

Según el censo de 2002, el número de extranjeros residentes en Chile asciende a unas 184.664 personas, lo que representa el 1,2% de la población total. Entre las comunidades más numerosas figuran, aproximadamente, 50 mil argentinos, 40 mil peruanos, 11 mil bolivianos, 10 mil españoles, 9 mil ecuatorianos, 9 mil estadounidenses, 8 mil brasileños y 6 mil alemanes.

En cuanto a emigración, ésta ha disminuido durante la última década, pero aún se estima que 487.219 chilenos viven en el exterior, de los cuales un 50,1% estaría en Argentina, un 13,3% en Estados Unidos, un 4,9% en Suecia, y poco más de un 4% entre Canadá y Australia. La colonia chilena en el exterior aumentaría a 857.781 personas, si se suma a sus descendientes con al menos un ancestro chileno.

Dentro del país, la movilidad de la población se ha acrecentado durante las últimas décadas provocando una migración masiva desde los campos hacia las grandes ciudades del país. Mientras en las regiones del centro-sur del país, más del 80% de su población nació en la misma región (en la Región del Biobío alcanza el 86,11%), en la Región Metropolitana sólo lo es el 71% de la población, mientras en las regiones extremas como en la Región de Magallanes esta cifra llega sólo al 55%. La mayoría de los emigrantes lo hizo entre las décadas de los años 1970 y 1980, principalmente a raíz de problemas políticos. De la totalidad de chilenos emigrantes, sólo un 15.7% lo ha hecho después de 1989. La tasa de migración, (diferencia entre inmigrantes y emigrantes) llegó el año 2002 a 0.00, lo que indica una virtual igualdad entre ambos grupos.

Aunque la población de Chile se ha quintuplicado durante el siglo XX, la tasa de crecimiento intercensal 1992-2002 fue del 1,24% anual,[11] la que debería seguir bajando durante los próximos años. La evolución demográfica de Chile (según datos del censo 2002) ha progresado tendente a converger a un perfil de país desarrollado. De acuerdo a los últimos datos del INE en 2007 la tasa bruta de natalidad se situó en 15,3‰ y la tasa bruta de mortalidad en un 5,6‰ con un crecimiento natural de la población del 9,7‰ o el 0,97%. De esta forma se ha experimentado un notable descenso en la cantidad de nacimientos, ya que la tasa bruta de natalidad se situaba en 18,5‰ en 1997. En la región, Chile integra junto a la Argentina, Cuba y Uruguay, el grupo de países con una transición demográfica avanzada, caracterizada por poblaciones con natalidad y mortalidad moderada o baja, lo que se traduce en un crecimiento natural bajo, del orden del 1%.[12] La pirámide de población ha evolucionado consecuentemente desde un perfil piramidal (mucha población joven y poca población vieja) a un perfil campaniforme con su base más estrecha, lo que significa un incremento notable de la población adulta con una media de edad por sobre los 30 años. En 2002, la tasa de personas mayores a 60 años fue del 11,4%,[13] cifra superior al 9,8% de 1992. Las proyecciones indican que en 2010 esta cifra alcanzaría casi el 13% de la población total.[14]

Otro hecho que destaca la evolución demográfica de Chile es que según el INE, la tasa global de fecundidad en 2007 se situó en 1,97 hijos por mujer, valor por debajo del límite del reemplazo generacional de 2,1 hijos por mujer. Ese valor en 1997 se encontraba en 2,26 hijos por mujer.

Condiciones sociales de la población
Las condiciones sociales de la población han mejorado ostensiblemente con respecto a las de hace una década en gran medida gracias al crecimiento económico y a unas políticas sociales sensibles con los problemas de Chile. La tasa de mortalidad infantil se encuentra en el 7,9‰ en 2007.[14] El porcentaje de población en condiciones de pobreza ha caído del 45,1% en 1987 al 13,7% en 2006. La indigencia fue del 3,2% ese año.[15] [16] La esperanza de vida es una de las más altas de América Latina, que según el INE es de 77,74 años (74,8 años para los hombres y 80,8 para las mujeres)[17] y el índice de alfabetismo es del 95,8% (2002).

Los extensos barrios de infraviviendas o de construcción precaria, denominadas poblaciones callampas, surgidos en los años 1970 y 1980, han ido desapareciendo a gran velocidad por el impulso de las políticas habitacionales, que han permitido realojar a un gran número de familias en sectores de viviendas sociales con acceso a servicios de electricidad, agua potable, teléfono y comercios.

En Santiago se concentra cerca del 40% de la población total de Chile. Su número apenas ha variado con respecto a la de hace una década, en parte por la progresiva emigración de su población desde la ciudad hacia los nuevos suburbios, Maipú, San Bernando, Puente Alto, La Florida, Buin, Paine, Peñaflor, Colina y Lampa entre otros. Lo que la convierte en una de las áreas metropolitanas más pobladas de América Latina y una gran aglutinadora de industria y servicios.

Segmentación socioeconómica
Oficialmente el Estado chileno, por medio del Mideplan, clasifica a la población en quintiles (o deciles) de ingreso autónomo, en el cual cada quintil corresponde al 20% de los hogares ordenados por ingreso per cápita del hogar, siendo el primer quintil el 20% más pobre, y el último quintil el 20% más rico.

Ingreso autónomo mensual, por decil de ingreso autónomo per cápita del hogar
($PCh de noviembre de 2006)

Ingreso autónomo mensual, por decil de ingreso autónomo per cápita del hogar
($PCh de noviembre de 2006)

 

Decil

Per cápita del hogar

Hogar

 

Mínimo

Máximo

Promedio

 

I

32.822

16.841

75.687

 

II

32.825

49.400

41.358

179.457

 

III

49.407

65.650

57.262

239.074

 

IV

65.653

83.658

74.496

298.447

 

V

83.660

102.967

93.201

345.526

 

VI

102.973

130.656

115.710

429.983

 

VII

130.669

169.754

148.431

533.240

 

VIII

169.760

236.509

199.075

681.531

 

IX

236.527

393.947

301.240

983.646

 

X

394.073

32.085.000

884.961

2.365.797

 

Encuesta Casén 2006.

Estadísticas

Demografía de Chile

 

Población (al 30 de junio de 2010)

17.094.275 hab.

Varones

8.461.327 hab.

Mujeres

8.632.948 hab.

Tasa bruta de natalidad (2007)

15,3‰

Tasa bruta de mortalidad (2007)

5,6‰

Crecimiento natural (2007)

9,7‰

Tasa de mortalidad infantil (2007)

7,9‰

Mortalidad materna (2007)

1,7 por cada 10.000 nacidos vivos

Tasa global de fecundidad (2007)

1,97 hijos por mujer

Fuente

I.N.E. (Chile)

 

Estructura etárea
0-14 años: 22,3% (I.N.E. CHILE, 2010 est.)

15-64 años: 68,7% (I.N.E. CHILE, 2010 est.)

65 años y más: 9,0% (I.N.E. CHILE, 2010 est.)

60 años y más: 12,9% (I.N.E. CHILE, 2010 est.)

Media de edad
total: 31,4 años

hombres: 30,4 años

mujeres: 32,4 años (CIA, 2008 est.)

Índice de masculinidad
al nacer: 1,05 hombre(s)/mujer

menos de 15 años: 1,05 hombre(s)/mujer

15-64 años: 1 hombre(s)/mujer

65 años y más: 0,72 hombre(s)/mujer

total población: 0,98 hombre(s)/mujer (CIA, 2009 est.)

Expectativa de vida al nacer
población total: 78,5 años

hombre: 74,07 años

mujer: 80,77 años (CIA, 2009 est.)

VIH/Sida
Tasa de prevalencia en adultos: 0,3% (CIA, 2007 est.)

Personas viviendo con VIH/Sida: 31.000 (CIA, 2007 est.)

Muertes: 1.100 (CIA, 2007 est.)

 

 

Veces Visto

1877

Albúm de Fotos

Albúm de Fotos
Albúm de Fotos

Símbolos Patrios

La Bandera Nacional
La Bandera Nacional

Turismo Interno

Turismo
Sitios Turísticos